18 septiembre, 2010

Arthur Schopenhauer - Senilia: reflexiones de un anciano


El pensamiento de los grandes filósofos de la historia nos acompaña y nos influye de tal manera que, a veces, y justo por esta presencia continuada, no percibimos con claridad el alcance y la verdadera altura lograda por una obra genial, por el destello de talento de un hombre que por la fuerza de su palabra, consigue sobresalir en el ambiente de su época y perdurar hasta nuestros días. Por eso, de vez en cuando nos detenemos y hacemos una pausa en el frenesí de la novedad diaria, para tomar la perspectiva necesaria que nos permita emitir un juicio certero. Muchas de estas pausas suelen coincidir con todo tipo de efemérides: fechas señaladas que los historiadores utilizamos como excusa para organizar cursos y congresos, y que las editoriales aprovechan también para publicar o reeditar obras relacionadas con el personaje o el evento que por esas fechas se conmemora.

En un magnífico ejemplo de aprovechamiento de una de estas coyunturas, la prestigiosa Herder Editorial acaba de publicar de una tacada cuatro novedades relacionadas con la figura del enorme pensador alemán Arthur Schopenhauer, de cuya muerte se cumplen en estos días ciento cincuenta años. Los cuatro libros - dos de Schopenhauer y dos sobre su obra - que acaba de publicar Herder son los siguientes: la monografía de Manuel Suances, Arthur Schopnehauer. Religión y metafísica de la voluntad; la monografía de Volker Spierling - uno de los mayores especialistas en la obra del filósofo de Danzig a nivel mundial - Arthur Schopenhauer; y en lo que respecta a los textos del propio pensador teutón, el opúsculo El arte de ser feliz y la obra publicada de forma póstuma e inédita hasta ahora en castellano, Senilia. Reflexiones de un anciano. Son cuatro libros de una calidad contrastada y muy bien editados, con cuidadas traducciones realizadas por los mejores especialistas.

En el caso concreto de Senilia, debo decir que se trata de una auténtica joya, un regalo inestimable para los que disfrutamos con la lectura y la reflexión schopenhaueriana. Y no lo digo solo por lo que constituye para el lector español el hecho de poder leer por primera vez en su idioma un texto inédito del autor de El mundo como voluntad y representación, sino también por la propia calidad de un texto que, aun habiendo sido escrito por un hombre mayor y ya en su etapa vital de decadencia, recoge la tradición del Schopenhauer de Parerga y paralipómena, del autor de aforismos y sentencias breves, de dosis homeopáticas de su particular filosofía de la vida. En este sentido, es necesario destacar la labor del traductor al español - Roberto Bernet -, pero también de los editores del original alemán y autores de la introducción al volumen - Franco Volpi y Ernst Ziegler -, quienes han hecho un magnífico trabajo de recostrucción y edición del manuscrito de 150 páginas que dejó el pensador de Danzig entre los papeles de su legado póstumo.

Como muestra de la calidad del texto de Senilia, reproduzco uno de estas breves reflexiones de anciano en la que Schopenhauer explica una idea que se podría aplicar perfectamente al caso de su propia persona y obra:

- Las obras como quintaesencia de un genio; los libros, §. 32,2

Las obras son la QUINTAESENCIA de un genio: por eso, aunque sea el mayor de todos, éstas serán siempre incomparablemente más ricas en contenido que su trato, y suplirán en lo esencial a este último; más aún, lo superarán con mucho, dejándolo a la zaga. Hasta los escritos de una mente mediocre pueden ser instructivos, valiosos para la vida y entretenidos, justamente porque son su QUINTAESENCIA, el resultado, el fruto de todo su pensamiento y estudio, mientras que su trato no puede satisfacernos. Por eso se pueden leer libros de gente en cuyo trato no se hallaría satisfacción alguna y, por eso mismo, una elevada cultura del espíritu nos conduce poco a poco a encontrar nuestro entretenimiento casi solamente en libros, no más en personas.

(Arthur Schopenhauer, Senilia. Reflexiones de un anciano, Barcelona, Herder Editorial, 2010, p. 101)

Por ofrecernos la posibilidad de leer esta joya y por demostrar con hechos (ahí quedan estos cuatro títulos) que a los autores se les valora de la mejor forma que puede hacerse, manteniendo viva su obra y el debate en torno a ella, felicito a Herder Editorial por esta iniciativa relacionada con un autor con el que en los últimos tiempos, y gracias a Baroja, mantengo una relación bastante familiar.

11 comentarios:

  1. Schopenhauer es un tónico que hay que administrarse periódicamente. Los efectos son muy beneficiosos. Por eso, sr. Fuster, comprendo que disfrute con su lectura, en este caso la lectura de un volumen con el que yo aún no he podido deleitarme. Qué envidia.

    Herder es una editorial seria, cierto. Y muy cara: sus libros son extraordinariamente costosos y cada vez que he adquirido alguno de sus ejemplares mi economía se resiente. En cierta ocasión tuve un serio encontronazo con los responsables de este sello. ¿La razón? Uno de sus libros --caro, por supuesto-- tenía una defectuosa traducción. Era la biografía de un filósofo alemán, de otro filósofo alemán, ya ve usted.

    Como consumidor, como lector, me sentí maltratado. Lo comuniqué a Herder, intentaron echar balones fuera, pero finalmente me hicieron caso: corrigieron algunas de las frases más desafortunadas de la primera edición. Apareció una segunda reimpresión. En realidad era una edición corregida.

    Le cuento todo esto para que no sólo celebre las bondades de Herder, sino para que exijamos a sus responsables exquisitez: nos lo merecemos los lectores paganos.

    Saludos,
    Justo Serna

    ResponderEliminar
  2. A propósito de Schopenhauer, nunca me cansaré de recomendar la novela de Antonio Priante "El silencio de Goethe o la última noche de Arthur Schopenhauer", donde parece que entramos en contacto con el mismo filósofo, con la persona viva.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el comentario y por apuntar ese título cuya existencia desconocía hasta ahora. Lo tendré en cuenta.

    Paco Fuster

    ResponderEliminar
  4. Hola Paco, ¿has visto que buenos libros edita Herder? Senilia es una obra extrarodinaria, un acierto. Han hecho como recientemente con Hildegarda de Bingen, editan una obra aún inédita en castellano y lo acompañan de un ensayo o una biografía.


    Espero que te guste la biografía escrita por Spierling, te diré que la idea del anexo sobre Schopenhauer en España me la dieron algunas de nuestras conversaciones en Valencia.


    A propósito, Herder no es tan cara, Akal me lo parece mucho más. "El libro de los pasajes" de W. Benjamin cuesta noventa y ocho euros. Nada menos. Afortunadamente tenemos bibliotecas públicas.

    A mí personalmente me gustan cómo están editados los libros de Herder, y no es la única editorial para la que he trabajado.

    Bueno, amigo, a ver cuándo nos llamamos, que estamos perdiendo las buenas costumbres o nos tomamos algo en Valencia. Algún día si tienes tiempo, pásate por mi blog y me dices qué te parece.

    ResponderEliminar
  5. ¿Has leído lo último de Pedro Amorós? "El recodo del río".

    Hablamos pronto.

    ResponderEliminar
  6. Querido José Antonio: una sorpresa y un placer leerte por aquí de nuevo. Todavía no he podido disfrutar con tu traducción de Spierling y de ese anexo que has preparado. Sabedora de mi interés por Schopenhauer (vía el estudio que hago en mi tesis de la influencia schopenhaueriana en Baroja) y haciendo gala de su generosa amabilidad, Eulàlia Tort (la responsable de prensa de Herder) me escribió para advertirme de las novedades de Herder. Le pedí que me enviara este "Senilia" (una joya) para comentarlo aquí. Lamento no haberle podido dedicar la reseña en condiciones que merece - éste y los otros libros -, pero llevo un ritmo de trabajo considerable que lo hace inviable, al menos de momento. Tampoco he podido leer a nuestro amigo Pedro. Me lo apunto.

    Desconocía la existencia de tu blog, pero rápidamente me paso por allí y te enlazo. Y cuando menos te lo esperes, te llamo y charlamos.

    ResponderEliminar
  7. Amigo, somos unos noctámbulos impenitentes...
    Mantenme al tanto de lo que hagas, me gusta leer a los amigos, más aún si son buenos.

    Te contaré un semi-secreto, estoy traduciendo una obra de Goethe, permíteme que aún no te diga cual (te lo diré en persona), sólo intentaré publicarla cuando la acabe y la corrija una y otra vez para asegurarme de que está lo mejor posibles, es decir, trabajo disciplinado,pero sin presión de plazos.

    Cuídate.
    Ojalá nos veamos pronto

    ResponderEliminar
  8. Cayó en mis manos sin apenas darme cuenta el libro de Arthur Shopenhauer "El arte de ser feliz " gozé de su lectura y de su didáctica como bálsamo en los tiempos que corren. Hoy tengo la suerte de empezar la lectura de Senilia y de disfrutar de nuevo de la compañía de ese gran genio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentenos por favor sobre el Libro Senilia, ya que algunos todavia no lo hemos adquirido. Se tratará de un libro con toda la esencia de Parerga y Paralipómena? o en que nivel le situa usted?

      Eliminar